viernes, 22 de julio de 2011

Peligros en Productos de Limpieza del Hogar / Parte 2

Aunque antes ya habíamos hablado sobre algunos de los peligros en productos de limpieza del hogar, ahora les traigo el resumen del resporte de Women's Voice for the Earth (WVE) en el que se pretende resaltar dos problemas de salud específicos que han sido asociados a los productos de limpieza del hogar, el asma y el daño reproductivo.


Mientras que mucha atención se presta a la contaminación del aire exterior, es importante tomar en cuenta que pasamos la mayor parte del tiempo (87%) la pasamos puertas adentro. De hecho, el aire interior es a menudo más contaminado que el aire de afuera, y los productos de limpieza juegan un papel en la generación de parte de esa contaminación. Existen preocupaciones con respecto a la naturaleza volátil de los químicos en los productos de limpieza puesto que éstos se evaporan en el aire que respiramos. El problema se agrava cuando se limpian espacios pequeños y poco ventilados como baños sin ventanas, en donde los niveles de los químicos de limpieza en el aire pueden estar altamente concentrados.
Los químicos de limpieza también pueden terminar en el polvo de hogar.
Los productos de limpieza también tienen un impacto en la calidad del agua. En mayo de 2002 un estudio a nivel nacional (Estados Unidos) del U.S Geological Survey demostró que casi el 70% de los riachuelos examinados contenían productos de desecho de detergentes, mientras que el 66% contenía desinfectantes.
Los químicos de limpieza afectan a la salud humana. Estamos bien informados sobre sus impactos a corto plazo, como irritación de la piel, ojos y pulmones. Esta información está usualmente disponible en las etiquetas de los productos. Sin embargo, conocemos poco sobre los impactos a largo plazo, y la posible conexión con enfermedades crónicas.

Tradicionalmente, la limpieza ha sido considerada "trabajo de mujeres", y aunque los roles de género han cambiado con el tiempo, un estudio demostró que actualmente las mujeres todavía hacen más del 70% de los quehaceres domésticos en un hogar promedio. Las mujeres que pasan la mayor parte de su tiempo en casa pueden tener una mayor exposición a los potencialmente peligrosos químicos de limpieza.
Tanto hombres como mujeres trabajan en la industria de la limpieza, pero los hombres representan dos tercios de la planta laboral como conserjes y limpiadores de edificios, y las mujeres representan el 90% de las mucamas y empleadas domésticas.

Los niños son impactados en gran medida por los químicos de limpieza, tanto en la casa como en la escuela. Los niños son más vulnerables a los químicos porque sus órganos y sistema inmune no están completamente desarrollados, y ciertos químicos pueden interferir con el desarrollo de su sistema neurológico, endócrino e inmune. Al mismo tiempo, la exposición de bebés y niños a los químicos es generalmente más alta porque ellos respiran más a menudo y más profundamente que los adultos, y consumen más comida y agua por libra de peso que los adultos. Los niños pequeños también gatean en el piso y frecuentemente llevan sus manos a la boca, así transfiriendo los químicos del piso y de acabados y limpiadores de las alfombras directamente a sus bocas. Además los niños están a mayor riesgo de accidentes por envenenamiento accidental asociado a los productos de limpieza.

ASMA
El asma es una condición crónica en la cual la constricción e inflamación de las vías respiratorias puede causar silbidos al respirar, tos, presión en el pecho y falta de aliento. Existen dos tipos de asma, alérgica (o inducida por sensibilizadores) y asma irritante. El asma alérgica ocurre después de que el sistema inmune es sensibilizado por un alérgeno ambiental, como caspa de animales, ácaros de polvo, polen, o químicos encontrados en el lugar de trabajo. Una vez sensibilizados, estos alérgenos pueden desencadenan la respuesta del sistema inmune que causa el ataque de asma. El asma irritante no involucra al sistema inmune, y puede ser desencadenada por una única exposición a una irritante tal como el ejercicio, aire frío, humo de tabaco, u otra exposición química. Aunque la mayoría de veces el asma se desarrolla en la niñez, también puede ocurrir en adultos (como en el caso de asma ocupacional).
Un reporte de 2004 de National Center for Health Statistics afirma que la incidencia de asma entre los niños en edad preescolar aumentó un 160% entre 1980 y 1994. Y según Centers for Disease Control el 12,5% de los niños menores de 18 años en los Estados Unidos han sido diagnosticados con asma.
Varios químicos presentes en algunos productos de limpieza del hogar e industriales han sido identificados como desencadenantes del asma o se conoce que agraven síntomas respiratorios ya existentes. Estos químicos incluyen Monoetanolamina, Compuestos de Amonio Cuaternario, Aceite de Resina, Clorohexidina y muchos más. Este reporte se enfocará en la Monoetanolamina y los Compuestos de Amonio Cuaternario pues éstos han sido específicamente identificados en productos de limpieza comúnmente utilizados.
Monoetanolamina
También conocida como MEA, es un químico comúnmente encontrado en el detergente. La MEA es un surfactante que aumentan el poder limpiador de un detergente. Los surfactantes actúan metiéndose entre la suciedad y alguna superficie permitiendo que el agua se deshaga de la suciedad con más facilidad. Este químico se encuentra en productos de limpieza tales como detergente para la ropa, productos de limpieza de uso múltiple, limpiadores de piso, entre otros. La MEA ha sido identificada como provocante del asma ocupacional en trabajadores de limpieza. Aún no se han realizado investigaciones para evaluar el impacto del asma en individuos limpiando sus propios hogares con productos que contengan MEA.
Compuestos de Amonio Cuaternario
Son una familia de químicos conocidos por sus propiedades como desinfectantes y detergentes. También son usados en agentes para suavizar la ropa. Se encuentran en productos de limpieza del hogar tales como sprays desinfectantes, limpiadores de retretes, entre otros. Estos químicos también han sido identificados como provocantes de asma ocupacional en trabajadores de limpieza. Aún no se han realizado investigaciones para evaluar el impacto del asma en individuos limpiando sus propios hogares con productos que contengan estos químicos.
En 2001 un estudio publicado por American Journal of Industrial Medicine reportó que los conserjes tienen el doble de asma ocupacional que otros trabajadores. En Mayo de 2003 un estudio en Journal of Occupational and Environmental Medicine concluyó que el 12% del asma relacionada al trabajo se asociaba a exposición a productos de limpieza. En Nueva York un estudio reveló que el 61% de las personas en trabajos de limpieza reportaron aumentos de sus síntomas de asma asociados a su lugar de trabajo. En España un estudio encontró que las mujeres que hacían trabajo de limpieza doméstica tenían una prevalencia mucho más alta de asma que las mujeres que nunca habían trabajado en la limpieza doméstica. Los investigadores concluyeron que el 25% de los casos de asma vistos en el estudio estaban asociados al trabajo de limpieza doméstica. Otro estudio español encontró que limpiadores domésticos privados reportaban la mayor prevalencia de índices de asma.
La investigación de la incidencia de asma ocupacional entre los trabajadores de limpieza claramente demuestra un vínculo con la exposición a químicos de limpieza. Estos estudios proporcionan una base sólida para un uso con precaución de estos químicos en casa, particularmente para las poblaciones vulnerables como individuos como problemas respiratorios, mujeres embarazadas y niños.
El uso de productos de limpieza no solo ha demostrado sus efectos nocivos en trabajadores, también se han observado sus efectos en niños. En 2004 un estudio en el Reino Unido publicado en el período Thorax encontró que el uso frecuente de productos de limpieza del hogar estaba asociado a silbido al respirar persistente entre niños de edad preescolar. Otros estudios recientes han demostrado que la exposición a productos de limpieza del hogar aumenta las probabilidades de asma entre los niños.

EFECTOS REPRODUCTIVOS Y DE DESARROLLO
La exposición a químicos puede tener efectos adversos en los sistemas reproductivos de los humanos y de la vida silvestre. Los efectos reproductivos incluyen alteraciones en el comportamiento sexual, descenso de la fertilidad, cambios menstruales, cambios en la pubertad, cáncer de órganos reproductivos, aborto espontáneo, parto prematuro, entre otros. Muchos de los efectos de la exposición no se observan sino hasta la próxima generación. Por ejemplo, una mujer embarazada expuesta a los químicos, esta exposición también puede afectar a el niño en desarrollo y provocar efectos en el desarrollo, como defectos de nacimiento, bajo peso al nacer, impactos en el desarrollo cognitivo, entre otros efectos nocivos. Los impactos reproductivos y de desarrollo ocurren en diferentes dosis. En algunos casos dosis muy pequeñas pueden tener un efecto, mientras que dosis más altas del mismo químico pueden tener un efecto diferente. Las siguientes investigaciones han sido realizadas en animales, las cuales pueden ser o no comparables con la exposición humana asociada al uso de productos de limpieza del hogar. Sin embargo, la investigación proporciona una base sólida acerca de la preocupación preventiva por la presencia de estos químicos en el ambiente.
Aunque existen ciertos defectos de nacimiento con causas conocidas, como las deficiencias nutricionales o abuso de alcohol, existen muchas efectos reproductivos y de desarrollo no tienen causas conocidas, Muchos cientíicos ahora creen que la exposición química, incluso en dosis muy pequeñas, pueden tener efectos adversos en el sistma reproductivo.
Aunque existe poca información acerca de los efectos reproductivos y de desarrollo en los humanos, lo que sí se conoce presenta suficientes motivos para preocuparse. Por ejemplo hay un índice generalizado de problemas neurocomportamentales en el nacimiento y en la niñez, defectos de nacimiento que involucran malformaciones en el tracto reproductivo masculino han aumentado, el índice de cáncer de seno ha aumentado por décadas y sólo recientemente ha empezado a descender, el índice de cáncer testicular en hombres jóvenes está aumentado, y una disminución de recuento de espermatozoides ha sido documentado en todo el mundo.
Este reporte se centra en tres grupos de químicos que se encuentran comúnmente en productos de limpieza del hogar y que son causa de preocupación por sus efectos reproductivos y de desarrollo. Estos químicos son Éteres de Glicol, Etoxilatos de Alquil Fenol, y Ftalatos.
Éteres de Glicol
Ayudan a disolver las manchas o la suciedad, particularmente las causadas por grasas o aceites.
La EPA afirma que "estudios en animales ha reportado daño testicular, fertilidad reducida, toxicidad materna, muerte embrionaria temprana, defectos de nacimiento y retraso en desarrollo por la inhalación y exposición oral a los Éteres de Glicol".
Estudios a trabajadores de limpieza han demostrado indicaciones de que los Éteres de Glicol pueden reducir el recuento de espermatozoides. Las mujeres embarazadas expuestas a Éteres de Glicol en su ambiente laboral eran significativamente más propensas a tener hijos con defectos de nacimiento como defectos del tubo neural o labio leporino.
Un estudio reciente de California fue el primero en evaluar la exposición a Éteres de Glicol por la limpieza del hogar. Este estudio midió las emisiones de Éteres de Glicol y otros compuestos orgánicos volátiles bajo condiciones normales de limpieza del hogar. La investigación sugiere que la potencial exposición puede ser lo suficientemente alta como para exceder los niveles de seguridad de establecidos para los entornos industriales.
El 2-Butoxietanol es el más usado de los Éteres de Glicol. En estudio de laboratorio los ratones hembra mostraban fertilidad reducida al ser expuestos a estos químicos, y bajo peso al nacer en sus crías. Además el 2-Butoxietanol es el más potente Éter de Glicol con respecto a daño de los glóbulos rojos, lo que puede provocar anemia.
El 2-(2-Metoxietoxi) Etanol demostró varios defectos de nacimiento, incluyendo malformaciones en las costillas y en sistema cardiovascular en las crías de las ratas expuestas a este químico.
Etoxilatos de Alquifenol
Son surfactantes, se incluyen en Nonilfenol Etoxilado (NPE) y Octilfenol Etoxilado. Comúnmente añadidos a detergentes para la ropa, quita manchas para la ropa, y limpiadores multi-uso. El Nonilfenol es un producto descompuesto del NPE, el cual imita el estrógeno y afecta la producción de testosterona, lo cual puede causar numerosos efectos reproductivos y de salud. En ratas hembras la exposición al Nonilfenol afectaba la aparición de la pubertad y afectaba la fertilidad. En las ratas macho la exposición al Octilfenol y al Octilfenol Etoxilado disminuía el tamaño de los testículos y la producción de esperma, la exposición al Nonilfenol también reducía el tamaño testicular. Tanto el Octilfenol como el Nonilfenol estimulaban el crecimiento de las células estrógeno-dependientes de las células cancerosas de seno.
Los Etoxilatos de Alquifenol afectan la vida salvaje particularmente los ecosistemas acuáticos pues pueden causar daño a peces, sapos, y tortugas pues reducen el número de huevos fertilizados reducen la supervivencia de los embriones.
Ftalatos
Por lo general están incorporados a la "Fragancia", por lo que no hay cómo saber si los Ftalatos están en el producto puesto que los ingredientes de "Fragancia" no tienen que ser desglosados. Los Ftalatos han sido asociados principalmente a problemas reproductivos. Para conocer más sobre los efectos de los Ftalatos puedes ver mi artículo llamado "Fragancia".

¿Para qué utilizar estos productos de limpieza tan dañinos, cuando puedes tú misma hacer tus productos de limpieza, totalmente naturales y libres de químicos peligrosos? Pronto subiré al blog recetas para productos de limpieza del hogar, que no sólo son más sanos y seguros sino que además limpian igual de bien (e incluso mejor) que sus contrapartes dañinas.

Referencias:
Women's Voice for the Earth. Household Hazards. (2010). Disponible en: http://www.womensvoices.org/wp-content/uploads/2010/06/HazardsReport.pdf Consultado el 22 de julio de 2011.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada