domingo, 28 de octubre de 2012

Dieta Paleo - Parte 1

Hace ya algún tiempo escribí unos posts acerca de la alimentación, les hablé sobre cómo la alimentación (especialmente durante el período gestacional) puede activar o desactivar ciertos genes y cómo esto influye en nuestra salud e incluso nuestra belleza físicacómo la teoría de que la grasa saturada es mala es una total mentira y se basó en estudios manipulados y nada científicos; cómo el colesterol es bueno y sólo se vuelve perjudicial cuando se lo consume en una dieta rica en azúcares; cómo el azúcar se asocia a una variedad de enfermedades, y cómo la carne nos proporciona nutrientes que no se los puede obtener de ninguna otra fuente.

El post acerca de la carne causó mucha controversia, muchos se preguntaban cómo puedo promover un estilo de vida natural y no promover una alimentación vegetariana.
Primero debo explicarles cómo llegué a esa posición en cuanto al vegetarianismo, puesto que ello se relaciona directamente con la dieta Paleo (si no quieres saber mi historia simplemente lee desde el segundo párrafo). 

Desde pequeña amé locamente a los animales, de hecho aproximadamente a los 9 años quise hacerme vegetariana, pero mis papás no me dejaron, y debido a mi edad tenía que comer aquello que mis padres me dieran, por lo que seguí comiendo animales.
A los 16 años tenía que hacer mi tesis del último curso del colegio, y decidí hacer sobre el tema que tanto me interesaba: la protección y los derechos de los animales. Así entonces empecé mi tesis sobre PETA (Personas por el Trato Ético de los Animales)Para ese entonces dejé de comprar todas las marcas que experimentaban animales, no iba a circos ni a zoológicos (nunca había ido a circos pero solía visitar zoológicos), no usaba productos de origen animal (excepto el cuero porque era imposible conseguir zapatos que no tuvieran cuero), lo único que me faltaba era ser vegetariana. 
Aunque me importaban mucho los animales también me importaba mucho mi salud y no quería cambiar mi dieta sin antes estar segura de que siendo vegetariana podía cumplir todas mis necesidades nutricionales, así que empecé a investigar. Encontré que podía obtener todos mis nutrientes de una dieta vegetariana, o incluso de una dieta vegana, que según decían era mucho mejor porque eliminaba por completo los productos animales y por lo tanto disminuía notablemente el maltrato animal. De hecho, según decían, no sólo podía obtener todos los nutrientes sino que sería más saludable ya que los productos animales estaban asociados a un sin fin de enfermedades. Ya no quería ser vegetariana, ahora quería ser vegana. En ese entonces tenía 17 años y estaba en la universidad, y por cuestiones de tiempo tenía que comer lo que mi mamá hacía, que eran productos animales, pero nunca salió de mi mente la idea de ser vegana, así que aunque seguía comiendo animales disminuí notablemente su consumo, y los días que podía cocinar me preparaba platos veganos.
A los 20 años decidí no posponer más el convertirme en vegana, y decidí investigar muy seriamente y armar un plan de comidas que me proporcionara todos los nutrientes necesarios. Mientras más investigaba menos me convencía de que esa fuera la dieta más adecuada para nuestra salud. Siempre se recomendaba consumir este o aquel suplemento para obtener determinados nutrientes, entonces yo me preguntaba ¿cómo puede ser una dieta la más saludable si tienes que consumir suplementos para obtener ciertos nutrientes? ¿si la carne es tan mala y causa tantas enfermedades, cómo es que hace tanto años la gente la consumía y no tenía ninguno de los problemas que tenemos hoy en día? Entonces empecé a dudar, tal vez no era la carne sino era otra cosa, algo que se introdujo recientemente, que estaba causando tantas enfermedades. Claro que aún quedaba el tema de los animales, debía elegir entre mi salud o el bienestar de los animales. Yo elegí mi salud, y aunque amo mucho a los animales creo que mi bienestar está primero. Entiendo perfectamente que para otras personas la elección no es esa (como verán a mí también me importan mucho los animales), y para ellos los animales no son menos importantes que ellos mismos y deciden seguir siendo vegetarianos o veganos. Eso sí, considero que esas personas deberían decir que lo hacen por la parte ética de no querer comer animales, pero no creo que deberían promoverla como la más saludable, porque en mi opinión no lo es, y cómo ya he explicado anteriormente los productos de origen animal nos proveen de nutrientes que NO se los puede obtener de otra manera en la cantidad necesaria (ni siquiera con suplementos, ya que han demostrado ser tóxicos y que el cuerpo no asimila nutrientes aislados en forma de suplementos). Y como ya expliqué en otro post, es posible comer carne que proviene de animales libres y que no son maltratados.

Así encontré el libro de Weston Price, y así encontré también a la Dieta Paleo, que aunque no son iguales están muy relacionados.
Weston Price fue un dentista en los años 40, quien se preguntaba por qué el humano es la única especie que padece de caries, dientes torcidos y una variedad de enfermedades degenerativas, mientras que los animales (salvajes) están libres de estos males. Él estaba convencido de que la alimentación tenía que ver con la aparición de enfermedades, y que los animales, a diferencia del humano, saben instintivamente qué comer y qué es lo que nutre a su cuerpo. 
Entonces decidió viajar por todo el mundo, visitó los 5 continentes e investigó a aquellos grupos humanos que estaban totalmente apartados de la civilización, aquellos humanos "salvajes" (que por cierto no es ningún término peyorativo), aquellos que aún no habían perdido su capacidad instintiva de reconocer aquellos alimentos que nutrían a su cuerpo. Puesto que era dentista sus estudios se centraron en los dientes, específicamente en las caries y en la posición de cada uno de los dientes. Aunque esto pudiera parecer que no tiene nada que ver con la salud en general, es todo lo contrario, la salud de los dientes está directamente relacionada con la salud en general, aquellas personas libres de caries y con los dientes rectos estaban también libres de otras enfermedades tanto a nivel físico como mental.
Weston Price encontró que aquellas personas que estaban más apartadas de la civilización, aquellos que se mantenían con sus dietas tradicionales tenían una dentadura perfecta y virtualmente libre de caries (encontró que algunos había padecido de caries en el pasado pero esto se relacionaba con la época en que habían ido a vivir en la civilización). Aunque cada grupo tenía dietas muy distintas, a nivel nutricional todas eran muy parecidas, y los alimentos más valorados (y que se los daba especialmente a mujeres embarazadas, en período de lactancia y a niños - los grupos más vulnerables) eran DE ORIGEN ANIMAL. Encontró también, que dentro de los grupos que se alimentaban con una dieta moderna, los alimentos más perjudiciales eran el pan blanco, los alimentos enlatados, y cualquier producto rico en azúcar.
Encontró además que la estructura dental nada tenía que ver con la raza o mestizaje, pues grupos de la misma raza (incluso familiares) tenían diferente salud dental dependiendo de su alimentación, demostrando así que lo que comemos es más importante que nuestros genes (el ambiente activa o desactiva ciertos genes).


Dientes de personas con dieta tradicional
Dientes de personas con dieta tradicional

Dientes de personas con dieta moderna
Con la alimentación de ahora no es de sorprenderse que tantos niños (yo diría que prácticamente todos) tengan que usar frenillos o brackets.
Una mala alimentación causa un adelgazamiento del cráneo lo que provoca que los dientes se amontonen y no haya espacio para las muelas del juicio. También puede distorsionar la forma de los ojos causando así problemas de visión. Además el estrechamiento de las fosas nasales puede causar sinusitis, irritación nasal y alergias.

Como ya les dije, las dietas de estos grupos eran muy diferentes, pero lo que tenían en común era que:
1. Los productos de origen animal eran una parte fundamental de la dieta. Ningún grupo era vegetariano y menos vegano, aunque la cantidad de carne que consumían variaba de grupo en grupo, TODOS consumían carne.
2. Se valoraba mucho los alimentos ricos en grasa.
3. Los órganos de los animales eran "sagrados" por su alto nivel nutricional.
4. Consumían vegetales.
5. Consumían frutas (la mayoría en cantidad baja, algunos en cantidad moderada-baja)
6. Los grupos que consumían cereales, usaban cereales integrales y éstos pasaban por un proceso de fermentación para así hacerlos saludables.
7. Los grupos que consumían lácteos, los consumían de forma cruda (no pasteurizada) y fermentada.
8. Ninguno consume productos procesados o refinados.

Me llamó la atención la parte de los cereales, éstos tenían que pasar por un proceso de remojo y fermentación para volverlos comestibles, me pareció que un alimento que tiene que pasar por tanto trabajo para poder ser consumido no debe ser tan sano como parece. Y así descubrí de la dieta Paleo. Esta dieta también defiende una dieta tradicional, la dieta con la que nuestros antepasados se alimentaron, la dieta gracias a la cual todos nosotros estamos aquí.
La dieta Paleo nos dice que aquella alimentación que nos permitió evolucionar, aquella que permitió que la especie humana sobreviva es la más adecuada, al fin y al cabo si no fuera por esa dieta nuestros antepasados no hubieran vivido lo suficiente y de manera saludable para poder reproducirse.
Esta dieta nos dice que desde la llegada de la agricultura la salud empezó a deteriorarse (más información al respecto en el próximo post), que en realidad los cereales no deberían ser parte de nuestra dieta. Ahí me pregunté ¿cómo es que existían grupos, estudiados por Weston Price, que consumían cereales y eran saludables? Así descubrí que es porque esos grupos vivían en lugares dónde no existía mucha variedad de alimentos, así que tuvieron que adaptarse a lo que tenían, y encontraron formas para hacer a los cereales más comestibles; además, los cereales producen un aumento de azúcar en la sangre, estos grupos realizaban mucho trabajo físico (cosa que pocas personas hacen hoy en día) por lo que ese exceso de azúcar se quemaba en el ejercicios físico y no afectaba la salud. Sin embargo, en la realidad de hoy en día podemos elegir muchos alimentos, y vale tomar en cuenta que pocos hacen bastante ejercicio, por lo que lo más adecuado es evitar los cereales.
La dieta Paleo evita la leche, pero sí consume otros lácteos como queso, yogurt, mantequilla, crema de leche (aunque considera que hay casos en que se los debe evitar por completo). Esto se debe a que la leche se afecta con el proceso de pasteurización y pierde la mayoría de nutrientes, además de que las proteínas pueden ser un problema para muchas personas. En cambio, en los otros productos, las bacterias que se utilizan para el queso y yogurt le devuelven nutrientes, y la mantequilla y crema de leche son ricas en grasa por lo que no se alteran en la pasteurización, además las proteínas están reducidas notablemente.
En lo demás son totalmente similares.

Eso les puedo decir de manera general, el post está bastante largo por lo que en la Parte 2 les comentaré exáctamente cuánta cantidad de grasa saturada, monosaturada, y poliinsaturada se debería consumir, cuánta cantidad de proteína, cuánta cantidad de vegetales y frutas, cada cuánto se deberían consumir órganos de animales, quiénes y cómo deben consumir los lácteos y cómo adaptar estas recomendaciones a su situación personal (varia si estás embarazada, si haces mucho deporte, los problemas de salud que tengas, etc).



lunes, 1 de octubre de 2012

Video - Vacuna Virus del Papiloma Humano

Análisis de riesgos y beneficios de la vacuna del virus del papiloma humano.


PD: Disculpas por la voz apagada, recién me había recuperado de una gripe ;)