sábado, 21 de mayo de 2011

Químicos En Mujeres Embarazadas (Parte 2)

PFCs
O Compuestos Perfluorados son más conocidos por ser utilizados para hacer Teflon® y Scotchgard™, pero los fabricantes han desarrollado una serie de químicos de esta familia con el fin de repeler el agua y el aceite de la ropa, alfombras, de los muebles, y de los empaques de comida tales como cajas de pizza y contenedores de comida rápida.
Aunque el PFOS (Sulfonato de Perfluorooctonato) ya no se fabrica, el PFOA (Ácido Perfluorooctanoico) aún se utiliza para crear productos de Teflon®, y los dos químicos se forman cuando otros PFCs se descomponen, contribuyendo a la continua contaminación de las personas, la vida silvestre, y el medio ambiente. Debido a que estos químicos atraviesan la placenta, los investigadores encontraron estos químicos en más del 99% de 293 recién nacidos de Maryland analizados en 2004 y 2005. Estos investigadores también encontraron que los niños nacidos con mayores niveles de PFOA y PFOS tenían menor peso al nacer, incrementando potencialmente su riesgo de diabetes y obesidad en su vida adulta. Un estudio a mayor escala publicado al mismo tiempo encontró que los bebés cuyas madres tenían mayores niveles de PFOA durante el embarazo nacían más pequeños.
Se necesitan más investigaciones para confirmar estos resultados, pero éstos son consistentes con otras investigaciones realizadas utilizando estos químicos. Estudios de laboratorio encontraron que las hembras preñadas expuestas a PFOA o PFOS tenían crías más pequeñas que crecían y se desarrollaban más lentamente que los animales no expuestos.
Nueva investigación relaciona PFOS con obesidad. En un estudio presentado en el Congreso Europeo de Obesidad en 2008, ratones preñadas fueron expuestas a PFOA. Aunque los animales expuestos eran más pequeños al nacer, se convirtieron en adultos con sobrepeso. Una de las potenciales causas de esta conexión podrían ser los efectos en la tiroides. Los animales de laboratorio tenían niveles más bajos de hormonas tiroideas cuando eran expuestos a PFOS. Este efecto potencial en la tiroides crea una preocupación particular en cuanto a la exposición durante el embarazo, aunque estudios en humanos aún deben encontrar una asociación entre PFCs y hormonas tiroideas.

Se analizaron 13 PFC's. Se detectaron 4 PFC's en las mujeres. Dos de éstos (PFOA y PFOS) se detectaron en todas las mujeres. Otro PFC (PFNA) estaba presente en 3 mujeres. Y el otro (PFHxS) estaba presente en 6 mujeres.


Cómo evitar los PFC's
Olvídate del tratamiento antimanchas en alfombras y muebles: busca productos que no hayan sido pretratados. Si tu sofá ha sido tratado busca un protector para éste.
Elige ropa que no tenga etiquetas de Teflon® o Scotchgard™: esto incluye tela marcada cómo repelente de manchas o de agua.
Evita los sartenes y utensilios de cocina antiadherentes: opta por el acero inoxidable o el hierro fundido.
Disminuye el consumo de comidas rápidas: a menudo estas comidas vienen en envolturas tratadas con PFC's.
No uses platos desechables
Cocina palomitas de maíz en la estufa: las bolsas de palomitas de maíz para microondas son cubiertas con PFC's.
Elige productos de cuidado personal sin "PTFE" o  "Perfluoro" en los ingredientes. (2).

Bisfenol A (BPA) 
Se produce en una cantidad de 6 billones de libras al año; haciéndolo uno de los químicos más populares de todos los tiempos. Siendo la piedra angular de plástico policarbonato, es usado en un sinnúmero de productos en nuestros hogares, desde CDs hasta botellas de agua y Cuisinarts®. Sin embargo, la mayoría de nosotros no había oído hablar del Bisfenol A sino hasta recientemente.
El Bisfenol A empezó a aparecer en los titulares en 2008 cuando el gobierno canadiense examinó las docenas de estudios demostrando sus efectos tóxicos en bajas cantidades y declaró al Bisfenol A como una sustancia peligrosa. Aunque los científicos canadienses no concluyeron definitivamente que este químico causaría daño en los niveles de exposición actuales, el gobierno tomó medidas para proteger a los bebés y niños de los potenciales efectos a la salud. Canadá también prohibió biberones hechos de policarbonato, provocando que una serie de grandes fabricantes cambien a materiales alternativos.
Cada uno de nosotros tiene una razón para preocuparse, con investigación de laboratorio indicando que los efectos a la salud pueden observarse con los actuales niveles de exposición al Bisfenol A.
Las exposiciones de las mujeres en este estudio probablemente provinieron en su mayoría de la comida -los revestimientos de las latas comúnmente contienen Bisfenol A- y pudieron venir de contenedores de bebidas como botellas de agua, latas de refresco, tuberías de agua, tratamientos dentales, papel sin carbón, y polvo de sus hogares contaminados con Bisfenol A de productos del hogar.
Evidencia demuestra que la presencia de Bisfenol A en el cuerpo de una mujer durante el embarazo puede llevar a diabetes u obesidad, afectar el desarrollo cerebral o la habilidad reproductiva de sus hijos, o incluso causar cáncer.
Desarrollo Cerebral: estudios de laboratorio han encontrado que la  exposición prenatal al Bisfenol A puede cambiar el desarrollo cerebral, afectando a una amplia gama de comportamientos. En algunos casos, esto significa que animales expuestos a Bisfenol A no muestran las diferencias esperadas entre los sexos. Además muestran más ansiedad, hiperactividad, y agresión, y las hembras carecían del normal comportamiento maternal, pasando menos tiempo cuidando a sus crías.
Fertilidad: el Bisfenol A es un imitador del estrógeno, por lo que no es sorpresa que afecte el desarrollo reproductivo tanto de hembras como de machos. Es estudios de laboratorio, las hembras expuestas in utero mostraban signos de pubertad temprana. Los machos expuestos en el útero producían menos testosterona, tenían glándulas prostáticas más grandes, y fabricaban menos esperma que los animales no expuestos.
Diabetes y Obesidad: dos estudios en humanos han encontrado una relación entre el Bisfenol A y la Obesidad. En una investigación de 26 mujeres normales y obesas, las mujeres obesas tenían niveles de Bisfenol A significativamente más altos de Bisfenol A. En 2008, Journal of the American Medical Association publicó un estudio de 1455 individuos, encontrando que los adultos con mayor exposición al Bisfenol A tenían más probabilidades de tener diabetes y problemas cardiovasculares.
Cáncer: se sabe que exposición al estrógeno y químicos similares incrementa el riesgo de desarrollar cáncer de mama. El jurado no está seguro si el Bisfenol A pertenece a este grupo, pero una gran cantidad de investigación ha empezado a pintar un cuadro inquietante: en animales de laboratorio, la exposición al Bisfenol A antes del nacimiento conduce a cambios en el desarrollo mamario y prostático que incrementa el riesgo de cáncer. Animales expuestos al Bisfenol A mientras estaban en el útero tenían un desarrollo alterado de las glándulas mamarias y mayor sensibilidad al estrógeno - y en la pubertad tenían mayores niveles de estructuras consideradas precursoras del cáncer.
En este estudio no se observó ninguna correlación entre los niveles de hormonas tiroideas y Bisfenol A. Pero algunos estudios han implicado al Bisfenol A con la capacidad de interferir con la función tiroidea. Dos estudios in vitro encontraron que el Bisfenol A interfería con la función de la hormona T3. Como resultado de esta interferencia, las células en el estudio producían menos de la hormona prolactina, fundamental para la lactancia. Un estudio de laboratorio también encontró disrupción tiroidea en las crías de los animales expuestos al Bisfenol A durante el embarazo y la lactancia. (3)

  
Cómo evitar el BPA
Evita las comidas enlatadas: en un estudio de EWG se encontró que el BPA se filtra del recubrimiento de las latas a la comida.
Evita el plástico policarbonato (marcados en la base con las letras PC o con el número 7 o 3 de reciclaje). (4).

Tetrabromobisfenol A
Tetrabromobisfenol A, o TBBPA, es un ejemplo de un grupo de químicos conocidos como Retardantes de Llama Bromados. Estos compuestos se usan para hacer más lenta la propagación del fuego en una amplia gama de productos, desde materiales de construcción a muebles y electrónicos. El TBBPA es el retardante de llama bromado producido en mayor cantidad, y es usado principalmente en electrónicos y equipo eléctrico, con un 20% añadido a los plásticos.
Se decidió incluir este químico en el estudio debido a que estudios iniciales indicaban que podría afectar el equilibrio hormonal de la tiroides y deprima la respuesta inmune. Estudios de laboratorio tienen evidencia de que la exposición a este químico puede afectar el aprendizaje y la conducta, aunque hay resultados han sido mixtos.
No se detectó TBBPA en las mujeres de este estudio. Estudios previos en Europa han detectado TBBPA en sangre humana, pero aparentemente con técnicas de laboratorio más sensibles. Un estudio francés recientemente publicado analizó 93 pares madre-hijo, y encontró el químico en un 30% de las muestras, con un alto grado de variación con respecto a los niveles
Con la diferencia en métodos analíticos no se pueden sacar conclusiones de este estudio o si el químico está presente o ausente en la sangre de mujeres embarazadas estadounidenses, y más estudios se necesitan para investigar su presencia potencial.(5)

Referencias:
1, 3, 5. Washington Toxics Coalition. Earliest Exposures. (2009). Disponible en: http://watoxics.org/files/EE_Report_Embargoed_WTC.pdf Consultado el 15 de mayo de 2011.
2. Environmental Working Group. EWG'S Guide to PFC's. Disponible en: http://www.ewg.org/files/EWG_pfcguide.pdf Consultado el 15 de mayo de 2011.
4. Environmental Working Group. Consumer tips to avoid BPA exposure. Disponible en: http://www.ewg.org/bisphenol-a-info Consultado el 21 de mayo de 2011.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada